Criterios de acreditación del Sello de confianza europeo de EMOTA para proveedores de sellos de confianza nacionales

Los criterios de acreditación del Sello de confianza europeo de EMOTA ("los criterios de acreditación") adoptados por los miembros de EMOTA y aprobados por el Consejo de Administración de EMOTA establecen lo siguiente:

  • Información transparente sobre el comerciante
  • Descripción del producto clara, completa y precisa
  • Precios transparentes, incluidos todos los cargos e impuestos
  • Información precisa al cliente sobre la disponibilidad del producto y los plazos de entrega
  • Entrega de acuerdo con las especificaciones y los plazos indicados al cliente
  • Procedimiento de devolución claro y reembolso rápido
  • Servicio al cliente accesible y gestión de reclamaciones oportuna
  • Protección de los datos personales de acuerdo con la legislación de la UE y nacional
  • Adecuada protección de los menores
  • Métodos de pago seguros
  • Procedimiento en línea completamente documentado, interactivo y accesible, que permite y garantiza el cumplimiento de los requisitos del Sello de confianza por parte del comerciante
  • Ayuda y asesoramiento en línea e interactivo, para facilitar cualquier mejora necesaria que deba aplicar el comerciante para que sea posible concederle el Sello de confianza
  • Registros auditables de acreditación y uso del Sello de confianza, incluido el cumplimiento de los términos y condiciones aprobados
  • Revisión anual mínima de cumplimiento
  • Pueden realizarse comprobaciones adicionales en cualquier momento de forma excepcional
  • Los vendedores deben facilitar información sobre servicios ADR (resolución alternativa de disputas) y ODR (resolución de disputas en línea) para resolver las reclamaciones de los consumidores
  • La organización emisora de sellos de confianza colaborará en la resolución de cualquier problema relevante con el comerciante, que deberá corregirlo a la mayor brevedad
  • El Sello de confianza puede retirarse si el comerciante no cumple con el código de conducta, o en caso de insolvencia